martes, 25 de septiembre de 2007

Accidente

Ayer empezó un juicio en Madrid. El crimen pasó hace casi dos años, un chico, al parecer esquizofrénico con un año sin tomar la medicación, empujó a una chica a las vías del metro, justo cuando iba a pasar el tren. La chica vivió, pero le amputaron una pierna. En la noticia de elpais.com cuentan:

Las secuelas de aquella acción serán visibles de por vida en Miriam Alonso, de 23 años. La chica esperaba el metro para ir a casa. Notó un empujón y cayó de cabeza sobre la vía. El tren frenó, pero ni ella pudo apartar una de sus piernas, ni las ruedas del tren detenerse a tiempo. Le amputó la pierna izquierda. "Nada es igual que antes y necesito ayuda", declaró al tribunal. "Me ha jodido la vida", manifestó luego a los periodistas.


Ese día y a esa hora, yo estaba en el metro, esperando la linea 5, la misma linea en la que estaba esa chica. Y recuerdo que pensé, menuda mierda, ya se retrasa otra vez el metro...Cuando llegué a casa, tarde por culpa del retraso, supe lo que había pasado.

6 comentarios:

Mara dijo...

ala... la verdad es q tuvo q impresionarte bastante... he seguido este caso en los medios y la verdad es q me veo incapaz de emitir un juicio. Por cierto, me gusta tu blog jejeje, usamos la misma plantilla eh? jejeje besitos!

Silvia dijo...

Hola Mara,
pues si que es la misma plantilla, ya me había fijado, pero yo estoy todo el rato cambiando, no te creas, soy un culo de mal asiento, jeje.

Angel dijo...

Desde aquello siempre que voy a una ciudad y tengo que utilizar el metro instintivamente me pego bien pegadito contra la pared, o simplemente me siento en los bancos. Ya me agobia el metro para que además se hayan de pensar en estas paranoias que uno puede llegar a tener por lo que sucedió en su día.

NATALIA dijo...

Llevo diez años cogiendo el metro cuatro veces al día y en estos diez años las he visto de todos los colores: si me he de quedar con un par de imágenes serían la de los ojos de un bebito que me pidió dinero y la de un hombre que se tiró a la via (antes de que viniera el tren), se estiró allí y dijo que lo hacía porque su novia lo había dejado.Salí corriendo para avisar al jefe de estación y por qué no... para no ver nada si lo atropellaba el tren

Beatriz dijo...

Desde que ocurrío este accidente, y a los pocos meses pasó algo parecido, he podido observar que la gente se pega a la pared mientras esperan el tren. Es una pena que ocurran estas desgracias...

Silvia dijo...

Angel, siento que te agobie el metro, a mí, por lo general, me gusta (no a hora punta, claro), se ven cosas imposibles de ver en otros sitios, es un mundo aparte.
Natalia, que desagradable lo de ese hombre en la vía!! Yo también me hubiera ido de allí cagando leches.
Beatriz, pégate a la pared tú también, jeje.
Bss.