miércoles, 6 de octubre de 2010

Consecuencias

Tengo una compañera de trabajo que un 11 de Marzo se encontró en el peor lugar posible. Estaba en Atocha. Escapó del tren por una ventanilla. O eso creo, porque a ella no le gusta hablar de eso.
Bueno, pues ahora esta chica está embarazada.
Da que pensar.

3 comentarios:

Javier dijo...

vaya... sí que da que pensar :S

pringaillo dijo...

Todo da que pensar si lo piensas.

Supongo que aquel día volvió a nacer. Acarreará un trauma hasta el fin de sus días. Cada experiencia te conforma. Ese niño no nacería sino fuera por ese capricho del destino. Otros puede que no vean jamás a la muerte cara a cara y tampoco dejarán nada detrás cuando por fin la vean.

M@r@ dijo...

La verdad que si,yo muchas veces que he pasado por aquel lugar me imagino el momento y me salen las lágrimas...:(