miércoles, 23 de abril de 2008

Colgado

*Ven aquí- le dice Diego desde la cama, desnudo.
Julia termina de quitarse la ropa y sube hacia la cama gateando. Diego le agarra y le besa en la boca en cuanto le tiene al alcance. Julia se recuesta en la cama y Diego se coloca encima de ella, sin dejar de besarle.

Suena el teléfono.

Diego contesta visiblemente molesto:

*¿Qué?
*Dile a Julia que se ponga- dice un Javier hiperactivo.
*¿Sabes que es la una de la mañana?- replica Diego con un cabreo importante.
*La creatividad no tiene horario- en este momento Diego le hubiera arrancado la cabeza de tener a Javier delante.

Finalmente y a regañadientes, le pasa el teléfono a Julia, pero cuando a Javier aún no le ha dado tiempo a terminar la primera frase, se lo quita, da las buenas noches al "pesado de la creatividad" y cuelga.

*Eso era importante- dice Julia, con una mueca de incredulidad en la cara.
*Esto también- replica Diego muy bajito, mientras se acerca de nuevo a Julia, pegando su cara a la de ella, pero como con miedo de que Julia le rechace.

No ocurre esto, sino que Julia se deja hacer, primero recibe un suave beso en los labios, y luego cuando Diego ya está seguro de que van a seguir, recibe otro beso, este sí, un beso de verdad. Diego se separa un poco a un lado, para dejar espacio a que Julia se de la vuelta, y sigue besándole por la espalda, bajando hacia su culo. Cuando está totalmente concentrado en la tarea se da cuenta de que Julia se ha quedado dormida.

No se lo puede creer. Está tan cabreado que cree que no va a poder dormir, así que se levanta de la cama y se dirige al salón. Se recuesta en el sofá y se pone a fumar un cigarrillo. Empieza a darle vueltas al asunto y cada vez se cabrea más. Después de estar horas despierto esperando por Julia, cuando por fín cree que va a poder follársela, la nena va y se duerme. Durante una fracción de segundo se plantea si estará perdiendo "facultades" en la cama, pero enseguida desecha la idea. Luego empieza a dudar del interés de Julia hacia él, si todavía Julia seguirá colgada de él, y eso ya le preocupa un poco más. Aunque no quiere reconocerlo, le aterra que Julia ya no quiera estar con él, y también sabe que tarde o temprano, ese momento llegará, aunque quisiera que no llegara nunca. En estos pensamientos estaba, cuando llega Julia al salón, bostezando y enrollada en la sábana de la cama.

*Diego.
*¿Que?- no se gira a mirarla.
*Lo siento.
*¿Que sientes?
*Pues haberme quedado dormida, claro.
*¿Cuando?
*Cuando estabas besándome por la espalda, lo siento de veras.
*Da igual, no importa- contesta Diego, dolido y cabreado todavía.
*Ya, pero me dormí mientras estabas por mí, y es imperdonable, pero entiende que he estado trabajando todo el día, en clase y luego con Javier pensando en ideas para poner en marcha el cómic.
*¿Piensas que yo he estado todo el día tocándome la polla o qué?- Julia le mira con los ojos desorbitados - Me he pasado todo el día trabajando, he conseguido una cuenta nueva, y eso sin contar el tiempo que estuve en la cama despierto esperando por tí.
*Ya lo sé y lo siento- contesta Julia, empezando a sentirse avergonzada.
*¿No sabes decir otra cosa que no sea lo siento?

Durante toda esta conversación Julia había permanecido de pie, frente a Diego, que seguía sentado en el sofá. En este momento Julia se aproxima a Diego, que sigue todavía desnudo, y se sienta a su lado.

Comienza a acariciarle la polla. Realmente quiere hacerse perdonar y supone que la mejor manera es terminar lo que antes no pudo. Diego echa la cabeza hacia atrás y se deja hacer. Cuando su erección empieza a hacerse notar, Julia se coloca a horcajadas sobre él, con la intención de seguir acariciándole. Pero Diego le sostiene la mano y le indica que pare.

*Nunca antes me habían rechazado, Julia.
*Yo no te he rechazado, sólo me quedé dormida. Nunca podría rechazarte, siempre voy a querer estar contigo- dice Julia abrazando a Diego por el cuello, estando aún sentada sobre él.
Diego separa un poco a Julia para poder mirarla a los ojos y le pregunta:
*¿Cómo sabes que vas a querer hacer eso siempre?
*En realidad no lo sé, es sólo lo que siento. ¿Me perdonas?
*No hay nada que perdonar, sé que no lo hiciste a propósito.
*Nunca te haría daño a propósito, Diego.

Ambos se quedan pensativos. Diego piensa en si eso es verdad, y Julia en que nunca ha estado más convencida de nada en su vida.

*Bueno Julia, creo que va siendo hora de que terminemos lo que empezamos antes.

10 comentarios:

Beatriz dijo...

Me ha gustado. Saludos. A ver si tienen más sesiones de sexo estos personajes.

Euphorbia dijo...

Es que vamos todos tan cansados...

Angel dijo...

Uffff, nu se nu se... eso de quedarse dormida lo veo algo extraño, y poco normal. Quizas ella pensase que lo que le hacia diego era más tipo relajación que para follársela. Nu se nu se..

Silvia dijo...

beatriz, me alegro que te haya gustado. No sé si va a haber más sesiones, sobre la archa se verá.

euphorbia, pues sí, pero bueno, hay que encontrar tiempo para todo.

angel, vamos a suponer que es algo que suelen hacer y por tanto ella sabía que él quería follar. Además de que estaba despierto esperándola. Aunque bueno, acepto que a tí te pueda parecer raro, faltaría más.

Bss.

yaves dijo...

Me ha encantado, te ha quedado chulísimo, entiendo la reacción de Diego pero da la sensación de que solo quiere follarsela y tener alto su ego..espero que haya más capitulos y salir de dudas, me intriga bastante eso.

bessos

alaluzdeunaluciernagaazul dijo...

Es una convrsación un poco egoista.

El texto es muy bueno :)


tienes un rinconcito muy bonito.


Un saludo

Silvia dijo...

yaves, me alegro mucho de que te haya gustado. No me había planteado seguir con la historia, pero bueno, ya veremos...

alaluzdeunaluciernagaazul, uf que difícil resistir la tentación de pulsar la barra espaciadora, jajaja. Bienvenida! Me ha llamado la atención lo de que pienses que es una conversación egoísta, a mí no me lo parece, la verdad.

Bss.

celemin dijo...

Ves demasiado ese programa de escenas de matrimonio ;-)

No se, como es la primera vez que te leo no se si escribes relatos habitualmente, pero lo que empezaba como un bonito relato erótico no ha terminado tan bien :).

(En esta blogosfera tan llena de aduladores has tropezado con don criticón ;-)

Volveré a ver si se pone interesante la historia en el próximo capítulo...

Silvia dijo...

celemin, ostras, compararme con Escenas de matrimonio me ha dolido en el alma... Yo soy de El hormiguero, jaja.

Puedes criticar lo que quieras. No estoy muy segura de que vaya a haber más capítulos, veremos sobre la marcha.

Bss.

shiry dijo...

holass..
coincido con alaluzdeunaluciernagaazul por ahi me parecio media egoista, cuando llege al a mitad me se me vino la idea de cuando las relaciones se estancan y caen en rutinas o costumbre.
en fin me quedo colgada la idea.

besos ;)