jueves, 7 de febrero de 2008

Perder

Últimamente me pasan cosas muy raras. No soy capaz de perder las cosas. Tengo un anillo que ya he perdido tres veces, al final siempre acabo encontrándolo. La primera vez me lo dejé olvidado en los baños de la oficina, porque me lo quito para lavar los dientes. Me di cuenta enseguida, y cuando volví, alguien lo había movido, porque estaba pegado al espejo, pero allí estaba.

La segunda vez lo perdí en una finca que tienen en mis padres en Asturias, pensé que se había caído en el prado, así que lo di por perdido. Pero volvió mi madre al día siguiente y lo encontró en el bolso de una chaqueta.

La tercera vez lo volví a dejar en el baño de la oficina, sí lo sé, estoy gilipollas. Esta vez tardé más tiempo en darme cuenta, y cuando volví ya no estaba. Aquí si que pensé que ya no lo veía más, a la tercera iba la vencida. Pero volví al baño antes de salir del trabajo y había una nota, que ponía que se había encontrado un anillo y una extensión, para llamar y pasar a recogerlo. Así que llamé y era mi anillo. Y entonces pensé, va a ser imposible deshacerme de este anillo nunca jamás.

Y luego, para rematar lo que me pasó este lunes. Me puse una falda de color violeta que lleva como una especie de colgantes con piedrecitas todo alrededor. Bueno, pues cuando llegué a casa me di cuenta que había perdido uno de los colgantes de la parte delantera. Me fastidió, pero pensé en poner uno de la parte de atrás, delante, que se ve más. Bueno, pues la cosa quedó así, hasta que fui ayer a comer. Estaba en el comedor de la oficina cuando miro hacia abajo, y allí estaba mi colgante!!!! Y lo más simpático, es que yo el lunes comí fuera, no pasé por el comedor, así que debí de tener el colgante enganchado en el abrigo desde el lunes hasta ayer.

Me he quedado dando vueltas al tema este, que pasa si a partir de ahora no puedo perder nada?? Puede ser la situación perfecta, pero hay cosas que quiero perder. Perdería la melancolía que tengo ahora, perdería las oportunidades perdidas (aunque sea redundante), perdería la soledad que me asalta a menudo, perdería la desconfianza que tengo en mí misma a veces, perdería mis ensoñaciones casi continuas que tengo a cambio de algo más de realidades.

6 comentarios:

Angel dijo...

Eres imperdible, jajajaaj chiste fácil jajajaaja. Bueno la verdad es que es curioso, pierdes las cosas pero luego vuelven a ti. En cuanto a perder todo lo que dices, ains... que complicado es eso, aunque quizas no se hayan de perder para saber como actuar en determinadas ocasiones y no repetir lo mismo.

yaves dijo...

Ojalá se pudiera perder lo que se quiera y conservar lo que no.
bessos

Nenita dijo...

jajjaja, qué bueno... qué ocurrencias. No te agobies, creo que en general todos tenemos esa dificultad para perder ciertas cosas.

Llegué aquí por casualidad, disculpa la intromisión.

besossss

Silvia dijo...

Angel, me quedo reflexionando tu comentario.

yaves, ojalá pudiera ser lo que tú dices.

nenita, gracias por la "intromisión", jeje.

Bss.

Miguelo dijo...

vaya que suerte. yo si pierdo algo, ya lo he visto jjj

un beso y no lo pierdas

Juan Rodríguez Millán dijo...

No, no pierdas nada. Que todo ayuda a ser mejores. Y todo lo que mencionas tiene cura.