lunes, 10 de septiembre de 2007

Encuentro (I)

Sintió acercarse sus calurosas mejillas. Hacía un calor asfixiante en aquel bar. Sara estaba a punto de irse cuando apareció él. La gente en el bar se iba yendo poco a poco, cada vez se estaba más a gusto. Diego se presentó y sus mejillas se juntaron, mientras Sara pensaba cuando tendría valor para hacer eso ella. Diego no era el chico ideal, pero a Sara le gustaba su cara, emanaba tranquilidad y sosiego. Hablaron animadamente durante largo rato, pero al cabo de un tiempo pareció habérseles acabado la conversación. Sara, entonces, le preguntó por que se había acercado a ella. Diego no supo contestar. Ella dijo que se alegraba de conocer a alguien nuevo, pero que no llegarían a nada. Aseguró tajantemente que no sabía mantener una relación en pareja.
* Soy una persona bastante rara, puedes creerme. No te gustaría estar conmigo.
* Eso debería decidirlo yo, dijo Diego.
* Quizás sí, pero no quiero que me hagan daño. Puedes pensar que soy frívola, pero no es así. Ojalá lo fuera, sería más feliz.
* Yo no pretendo hacerte daño. Creo que vas muy deprisa. Sólo quiero conocerte y ver como nos llevamos. Sólo eso, no te asustes, por favor.
* Está bien, puedo intentarlo.
* Sé que puedes, pareces una persona fuerte, dijo Diego.
* En realidad, no lo soy.
En el bar ya casi no había nadie; salieron. En la calle, Sara sintió como el frío recorría su cara y se adentraba en su nuca. Adoraba esa sensación, le hacía sentirse viva. Durante un tiempo fue una de las pocas cosas por las que continuó.
* ¿Dónde quieres ir?, dijo Diego.
* ¿Sabes qué me gustaría?
* Dime.
* Estoy harta de estar todos los sábados por la noche en bares repletos de gente donde no puedes moverte ni hablar apenas. Me gustaría ir a una cafetería tranquila y tomarme un chocolate calentito. ¡Hace frío!
* Hecho, dijo Diego mientras se ataba la bufanda y se ponía sus guantes. Era una noche fría de Febrero.



Continuará....

4 comentarios:

yaves dijo...

me ha gustado mucho el relato, hay curiosidad x ver como acaba la historia
bessos

Angel dijo...

hay que dejarse llevar, y tener la mente abierta, por el hecho de que una vez nos hayan hecho daño no significa que tenga que volver a pasar. Aunque quizás se repita la historia, pero si no se prueba nunca se sabrá.....

Beatriz dijo...

Ta chánnn, que interesante has dejado la historia.
Es la primera vez que visito tu blog. Me has posteado en unratitomas.
Muchas gracias por tu comentario.
Nos leemos!

Silvia dijo...

yaves:
iré añadiendo más de la historia. En realidad ya la tengo entera, pero que hay mejor que el suspense? Jeje.
angel:
me gustaría ser tan valiente como tú.
beatriz:
gracias por pasarte, y como tu dices, nos leemos!